El actual muro vs la muralla que propone construir Trump en México y EUA

¿Usted sabía que el muro de Trump ya es una realidad? Sí, y no es que él y su equipo han estado construyendo un muro desde que comenzó su campaña, sino que México ya estaba dividido por un muro de 3 mil 200 Km., de los cuales sólo 1,200 ya estaban acotados por un muro de bardas de contención, tubos de acero, mallas de alambre recocido y alambres de púas.

La amenaza del futuro presidente de los Estados Unidos, consta de construir una muralla que México estaría pagando desde un impuesto nuevo adjudicado a las remesas que los mexicanos le envían a sus familias año con año. Pero, ¿estaría Donald Trump dispuesto a cumplir con tal advertencia? ¿Qué repercusiones sociales, económicas y políticas traerán consigo estas acciones? ¿Cómo responderán los ciudadanos mexicanos y el gobierno?
Hay demasiadas preguntas sobre este caso. Por ahora recordemos el muro de Berlín, el cual estaba construido a base de concreto y ladrillos. Por cierto, ¿de qué estaría construido el muro definitivo entre la frontera de ambos países? ¿De mallas de alambres reforzados como el alambrón, con púas y completamente electrificado? O, ¿cómo?
El muro que divide a México con su vecino del norte, ubicado en Matamoros, mide 5 m de altura y abarca 37 Km, el cual ha significado un costo de mantenimiento para los texanos de 347 millones de dólares aproximadamente.
Existen muchas opciones para que este muro o muralla sea construida, desde las bardas de contención, hasta las rejas o planchas metálicas. Lo que variará, además del material a utilizar, serán los costos de mantenimiento y el quién lo construirá y quién lo pagará.
El muro tendrá que atravesar las ciudades de San Diego en el estado de California, hasta El Paso del estado de Texas, ciudades de gran importancia porque conectan a ambas naciones pues la afluencia de gente es superior en ellas, que en el resto de ciudades cerca de la frontera.
Otra pregunta que recurre es, ¿qué pasará con la Patrulla Fronteriza, la Guardia Nacional y otras Agencias gubernamentales del Estado que se encargan de deportar a todos los habitantes indocumentados? ¿Reforzarán sus figuras y facultades de acción?
En fin, vivimos en una completa incertidumbre, y hasta que no llegue el 20 de enero del 2017 (fecha en la que tomará posesión Donald Trump), el mundo seguirá nervioso. Por ahora basta con estar al pendiente sobre lo que el magnate tiene que decir al respecto y ver si el mundo lo apoya a él, o apoya a nuestra nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *