El fin de la humanidad ¿Tiene cara de bacteria?

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Mucho se especula sobre el fin de la humanidad; algunos hablan de apocalipsis zombies, algunos de envenenamiento masivo con el agua contaminada, otros de extraterrestres o de meteoritos que llegarán y arrasarán con la humanidad y si bien es cierto que algunos suenan como meros delirios dignos de una película de ciencia ficción, algunos empiezan a preocupar a la humanidad en general por lo reales que están empezando a tornarse. Hace tiempo científicos estadounidenses empezaron a experimentar con la reanimación de cerebros clínicamente muertos, mientras que en otro lado del mundo empiezan a hacer robots con conciencia propia.

Hoy las noticias se cimbran con el descubrimiento de una bacteria que ha resistido a todos los antibióticos hasta ahora inventados por el humano; es un germen que vive en el intestino y está emparentado con el E. Coli, que generalmente son inofensivas si se les detecta y se les da el tratamiento adecuado, sin embargo para esta bacteria las cosas no son iguales.

Durante años los científicos y médicos de todo el mundo advertían sobre las consecuencias de abusar de los antibióticos y de iniciar un tratamiento que después no se termina adecuadamente, aún así muchas personas abusaban de los medicamentos, lo que al final creó bacterias más y más resistentes llamadas “super-gérmenes”.

El doctor Tom Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos asegura que este puede ser el final del camino de los antibióticos de no ser que se activen los protocolos de emergencia para evitar que dicha bacteria se contagie a otras personas.

Para tratar con dicha bacteria, se tuvo que recurrir a antibióticos llamados “de último recurso” que son tratamientos extremadamente poderosos que dejaron de utilizarse en la década de los 70’s por sus desagradables efectos secundarios.

Se descubre un nuevo caso

El caso de otro paciente en Nueva York se ha dado a conocer por ser el segundo de una bacteria resistente a los antibióticos, pues en este caso ya incluso se ha intentado utilizar colistina, un antibiótico que se usa para enfermedades que no han respondido a muchos y muy poderosos tratamientos, lo que tiene a las comunidades científicas y médicas en estado de alerta, pues las personas que han presentado dichos síntomas no son relacionadas entre sí.

Los científicos han seguido la huella de este virus ya que se detectó por primera vez el año pasado en China en cerdos y personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *