El salto cultural de las empresas hacia la digitalización

Los directivos de las grandes compañías saben que hay algo que está pasando y que ya hace tiempo comenzó a transformar a las empresas, estamos hablando de la ola tecnológica y la digitalización en el ámbito empresarial.

Aunque la mayoría de los empresarios desconocen lo que significan términos como BPO o ECM, saben que de por medio tendrá que ver los procesos de digitalización y la ola tecnológica que ha provocado el surgimiento del Internet. Y lo saben porque precisamente son este tipo de soluciones las que están teniendo bastante auge entre ellas y son las que más están contratando.
En México se cree que el 54% de las empresas ha comenzado a dar el salto hacia la digitalización. Algunas empezaron dando inicio al proceso de digitalización de su archivo físico, mediante servicios de digitalización OnBase ya que es la manera de gestionar sus documentos de manera integral, ya que combina la manipulación de los documentos, imágenes y flujos de trabajo vía electrónica, a partir de una única plataforma.
Sin embargo, lo que las empresas desconocen es que no basta con contratar servicios de digitalización y comprar softwares y aplicaciones, sino que paulatinamente tienen que plantearse modificar sus estrategias de negocio, para que den paso a la gestión de la empresa de manera digital. Desde la obtención de nuevos clientes, hasta crear canales de comunicación con los públicos asociados con su trabajo, como clientes, proveedores, futuros empleados, etcétera.
El cambio de estrategia empresarial significa un cambio directo en la cultura de las corporaciones. Era evidente que sus modelos de trabajo tendrían que evolucionar tarde o temprano. Por ahora la prioridad es el cliente —aunque probablemente siempre lo ha sido— ya que todos los focos de atención y acción están puestos sobre ellos, en su captación, su retención y fidelización.
A pesar de que las transformaciones de las empresas en el mundo lleva años en progreso, al día de hoy, son sólo 3 de cada 8 dirigentes los que se apoyan de sus procesos digitales para tomar decisiones, debido a que consideran que la interpretación de los datos es complejo.
La recomendación es que a la par de estar invirtiendo en digitalizarse, las empresas deben educarse y comenzar a adoptar estos nuevos procesos como propios, para poder afrontar los cada vez más nuevos retos digitales, que sin duda alguna, seguirán transformando la forma de trabajar de las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *