¿En qué consiste el legrado por aspiración?

Existen diferentes técnicas médicas para realizar la interrupción de embarazo de manera segura, una de ellas es el aborto quirúrgico, el cual suele practicarse a partir de la semana seis de gestación. Para la realización de este procedimiento un médico especialista tiene que realizar una valoración previa a través de algunos estudios específicos.

Existen diferentes técnicas para realizar un aborto quirúrgico, es importante que sin importar la técnica que se utilice se realice en instalaciones con las condiciones necesarias para su aplicación, así como con médicos especialistas que salvaguarden la salud de la mujer. Entre los tipos de aborto quirúrgico están el legrado o el aborto por aspiración, en esta ocasión hablaremos del segundo para que conozcas sus ventajas, así como los riesgos.

El legrado por aspiración puede realizar hasta la semana 12 de gestación y es considerado uno de los métodos más seguros para interrumpir embarazos no deseados. Su realización dura aproximadamente 15 minutos. Sin embargo, el procedimiento completo es más tardado porque se tiene que preparar a la paciente para poder realizarlo ya que es necesario aplicar anestesia local o general.

Este tipo de aborto consiste en dilatar el cuello uterino para colocar una cánula flexible que es un tubo de plástico que va conectado a una bomba de succión que será el que extraiga el feto del útero. Al finalizar el procedimiento es necesario que la paciente permanezca en observación para que pueda pasarle el efecto del sedante y sobre todo para monitorear que no presente alguna complicación derivada del procedimiento.

Esta técnica suele ser muy efectiva a partir de la semana seis de gestación, sin embargo, entre más avanzado esté el embarazo es más probable que esta técnica tenga que combinarse con otra como el legrado por raspado, esto para asegurarse que la cavidad uterina quede completamente limpia sin ningún resto del feto que pueda generar una complicación posterior.

Para garantizar esto también es importante acudir a las citas posteriores a la intervención ya que el médico corroborará a través de algunos estudios como el ultrasonido que efectivamente no hay residuos del feto y sólo en ese momento se podrá dar por concluido el procedimiento con éxito.

Después del procedimiento la mujer podrá irse a casa el mismo día, es recomendable que no haga actividades físicas que requieran un esfuerzo mayor tales como el ejercicio o cargar cosas pesadas y deberá estar atenta de no presentar algunos síntomas como fiebre, calambres, sangrado abundante, flujo vaginal con mal olor, mareos o dolores intensos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *