Nuevos usos para viejas sustancias caseras

En casa solemos tener una gran cantidad de pequeñas sustancias que vamos adquiriendo con el paso del tiempo para darles un uso específico y probablemente pasen años antes de que volvamos a usarlas, como ejemplo tenemos el carbonato de sodio, una sustancia que se encuentra en casi todos los hogares y generalmente llega de casualidad después de que tuvimos alguna indigestión, a alguien se le cae vino o sangre sobre una tela fina y con un poco de agua mineral y carbonato de sodio se soluciona pues es un elemento utilizado en la fabricación de detergentes.

Las personas que suelen pintarse el cabello tienen una buena cantidad de químicos en casa, uno de ellos, el peróxido, un químico poderoso que en compañía del bicarbonato de sodio pueden hacer un excelente blanqueador de dientes o un neutralizador de olores, cualquiera de estos dos usos son inofensivos.

Otro buen uso del bicarbonato de sodio es quitar la grasa del cabello; si somos personas con cueros cabelludos demasiado grasosos sabemos el problema estético que esto representa, pues apenas pasan unas horas de habernos bañado y ya estamos sufriendo de exceso de grasa. Con un poco de bicarbonato sobre las raíces mientras nos bañamos podemos solucionar el problema.

Otra sustancia muy útil que tenemos en casa es el vinagre y solemos pasarlo por alto cuando puede servir para un sinfín de cosas. El vinagre de manzana por sí solo nos ayuda a eliminar toxinas y grasas del cuerpo, por lo tanto reduce los niveles de colesterol en el cuerpo, desinflama las encías, mejora los procesos digestivos, previene la resequedad ocular, alivia la tos y el dolor de garganta, etc., etc., ahora bien, si deseamos combinarlo con el ya muy socorrido bicarbonato de sodio y agua podemos beberlo diariamente para ayudar a nuestro intestino a depurarse de todas los restos de grasas y toxinas que se quedan acumulados.

Para aplicaciones de belleza el peróxido con el bicarbonato de sodio ha mostrado muy buenos resultados para desmanchar las axilas, lo único que debemos hacer es dejar el bicarbonato en nuestra piel durante 10 minutos y después enjuagar, así también con las manchas que después de algún tiempo dejan los desodorantes y el sudor en las playeras blancas, el peróxido combinado con bicarbonato funciona muy bien, solo tenemos que hacer una mezcla que dejemos actuar toda la noche sobre la prenda, al otro día la removemos y veremos la gran diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *